Artistas 2018Edición 2018

Arturo Desimone, Aruba/ Países Bajos – Artes Visuales e Instalaciones/Dibujos

Arturo Desimone, Aruba/ Países Bajos – Artes Visuales e Instalaciones/Dibujos

https://arturoblogito.wordpress.com/

“Los dibujos pueden ser como poemas, más que pinturas o instalaciones conceptuales (esas las comparo más con guiones o novelas). Un gran dibujo, aunque sea contemplado en público por una multitud como si fuera un cine o un mural, no deja de ser un gran poema, con una audiencia más grande que es quizás la audiencia ideal para un poema. Sigo haciendo referencia a la poesía, no porque la poesía deba ser exaltada o mistificada (aunque la poesía, en ocasiones, exalta y mistifica activamente). Mi forma de dibujar es un proceso intuitivo de tomar, de una cosecha de símbolos, símbolos que surgen en mí mientras trabajo de la misma manera que un poeta se sienta a escribir (siempre que los materiales principales de los poetas sean una circunstancia de suficiente silencio o libertad).

Los personajes, símbolos, bestiarios-bestias, en los dibujos no son de ningún diccionario de símbolos preestablecido, tal vez más una demonología personal, aunque por supuesto hay símbolos religiosos universales en conflicto entre sí. Aunque hay muchos elementos políticos en mis dibujos, no me siento con ninguna declaración política predeterminada en mente (mi política en mis dibujos me ha sorprendido bastante). Estoy constantemente reflexionando y experimentando la política e inevitablemente se convierte en parte de mi expresión artística.

Los dibujos existen en una interrelación con mi poesía. Yo también soy escritor y escribo obras literarias, pintando con el lenguaje como hacen todos los poetas. Muchos poetas de memoria reciente también hicieron dibujos, algunos ejemplos importantes serían Federico García Lorca; Miguel Ángel Bustos (poeta argentino de la década de 1970); Dibujos de logogramas de Franz Kafka, Bruno Schulz, Victor Hugo y otros. Estos escritores, sin embargo, detuvieron decisivamente cualquier desarrollo posterior de su dibujo. Quiero ser el poeta que lleve el dibujo más allá de otros poetas que dibujaron, compaginando esta obra con el texto.

Aunque a menudo he preferido lo arcaico a lo contemporáneo, encuentro un punto de resonancia con el arte contemporáneo en la forma en que el artista contemporáneo suele llegar más allá de su campo o especialidad predeterminados, arriesgándose descaradamente a tambalearse en su oficio, con el fin de lograr otro tipo de objetivo. creación u objetivo que se puede leer sin tanto énfasis en la especialización o en el oficio mismo”.

 

Arturo Desimone 1

Declaración:

Los leitmotiv combinados de »Ritual Revolution» permiten una rica gama de posibilidades. Gran parte de mi trabajo a menudo se relaciona con el ritual y la revolución.

Escribo poesía y ensayo, además de ser artista visual (dibujo, para ser específico). La poesía desde su ‘desde antes de convertirse en una forma escrita, tenía que ver con el papel del lenguaje como invocación, por lo que la poesía encuentra rápidamente un lugar en contextos rituales. De alguna manera, resistí el impulso de llevar dibujos que ya había hecho a Gorna Lipnitsa.

Recientemente había leído un ensayo en Internet sobre la larga y extraña historia de humanos que llevan animales a los tribunales. El ensayo »Alabemos ahora a los animales infames» del activista estadounidense por los derechos de los animales Jeffrey St-Clair, (editor de la revista política estadounidense CounterPunch[1]) El activista cita obras más extensas[2] sobre la historia de los animales puestos en juicio desde finales del siglo XV hasta la actualidad. (Por ejemplo, un grupo de monjes en el Brasil colonial litigó contra una colonia de termitas por destruir la madera del monasterio. El monasterio perdió contra los argumentos presentados por el abogado pro bono de los acusados, quien defendió la naturaleza de las termitas siguiendo su destino. St. Clair argumenta que la tendencia feudal de llevar a los animales a los tribunales puede interpretarse como atribuir a los animales el poder de decidir entre el bien y el mal, y les atribuye más derechos, suponiendo que sean conscientes.La activista afirma que todo fue cuesta abajo después de René Descartes, el Filósofo liberal que dijo que sólo las personas que parecen tener plenas capacidades racionales también existen (cogito ergo sum) y ergo ganan «derechos». Descartes argumentó que si entendiéramos esto, seríamos capaces de escuchar el sonido de un cachorro gimiendo mientras un carpintero le clavaba un clavo en la pata y permanece fríamente indiferente como si el lloriqueo del animal «no fuera diferente al tictac de un reloj».

Traté de preguntar si alguien conocía tales historias en la historia legal búlgara, pero no pude, aunque escuché anécdotas interesantes sobre la opresión y el absurdo durante la época de la dictadura de Jivkov, seguida de la crisis financiera de la década de 1990, pero no pude precisar. casos de interexperiencia animal-tribunal. El palacio de justicia y el juicio desde la época romana han cambiado relativamente poco (¡las togas han cambiado más!) y son, por supuesto, lugares de actuación y ritos ceremoniales.

 

TÍTULOS Y »CONTEXTO NARRATIVO» DE CADA DIBUJO:

 

 

1.  El pavo real puesto a prueba por su vanidad.

Papel tamaño A2 europeo con lápiz de color

 

 

Arturo Desimone 5

 

2. »Rín-Rín shows contempt of court by sabotaging the hearing of the owl put on trial for having wept» is the first drawing I made on white paper in the Old School.  The owl stands trial before the court justice. On the right, the media people fill their pulpit, including a sound-man. On the left, there sits the judge in his wheel-chair, while a Prosecutor (with the blonde hair and green coat) holds up a picture of evidence proving the owl wept. Owls are not supposed to weep.

Rín Rín is recurring in drawings I began in 2016 while observing the crepescular advent of populism versus liberal elitism and a new political chaos unfolding upon the globe. Rín Rín, an impetulant young rhino can often be observed in a chaotic, Pan-like or Dyonisian state, often attracted to crowds, creating mischief, he is much maligned, more than once associated with arson. Rín Rín often seems to appear where crowds form, yet he stands out, not necessarily against the mobs. It is unclear what he is for or against, whether he is a populist or anti-populist, a vain mocker, or Robin Hood or a Fascist. Regardless of whether the response be positive or negative, most who come into contact with Rín Rín in crowded places come away with an extreme reaction.

 

Arturo Desimone 4

Arturo Desimone 6

 

3. El dibujo en técnica mixta sobre cartón verde es ¿Quién quiere ser la Osa Mayor?

Los astrónomos de la NASA organizan un concurso. Ursa Majoris, la constelación conocida desde la antigüedad como la Osa Mayor por las culturas greco-romana y semítica (Ursus, oso macho, Ursa, hembra) fue renombrada en honor a la olla de cocina »La Osa Mayor» por los astrónomos modernos, porque estos últimos, los observadores de estrellas menos mitológicos observaron una forma diferente, más doméstica, en esa parte del cielo. »la Osa Mayor», sin embargo, mantiene su nombre en latín, Ursa Majoris. Los científicos son designados como jurado del panel en un concurso fuertemente subvencionado, un espectáculo de talentos en el que los osos pueden competir para ser llamados «Ursa Majoris» o el pez gordo/oso importante y serán recompensados ​​con una cabina especial y otros beneficios y estatus. . Los osos con talento compiten en todas las divisiones internacionales y culturales, poniendo al oso polar al lado de los osos pardos y de Europa central y oriental. Aparentemente, la respuesta a «¿Quién quiere ser Ursus/Ursa Major?» es un rotundo «Todos».

 

Arturo Desimone 3

Arturo Desimone 2


[2] Como The Criminal Prosecution and Capital Punishment of Animals, de E. P. Evans, (1906) “se juzgaba con frecuencia a humanos y animales juntos en la misma sala del tribunal como cómplices, especialmente en casos de bestialidad. Los animales acusados fueron designados sus propios abogados a expensas del público. Los animales disfrutaban de derechos de apelación y hay varios casos en los que se anularon las condenas y se redujeron o conmutaron por completo las sentencias. »

 

 

A GRAND BUTCHER’S PROMISE

 

Of Bulgaria, the experts say

Thrace once stood here, in the South,

Farmers found bits of Hera’s once-smoldering blouse,

and wiped their brows;

Lobster-red beads of her ship’s-length Olympian necklaces

that she flung cursing at the slut Cassiopea

turned up under the purple flowers of potato fields in bloom,

Where a punk girl gathered them

propping them into a beer bottle

to bring her lover his poor man’s hibiscus…

 

And that brings us to Spartacus:

a Thracean slave, a true-blood Bulgarian!

Spartako prayed to Heracles more than to any godhead,

under the Lind tree

ReQuesting sainted H. to lend him the intelligence and coldness

That helped Heracles butcher the Nimean lion.

 

Spartacus needed bring that verysame mastery into the ring

In Roma, where he performed for the first Cosa Nostra and their

women like a sea of petite Heras, velinhas, Roman sports-fans,

Coliseum groupies

with all the access to abortion that money, Dinari can buy.

 

Musculature to dust,

butcher’s body expelled to bright wind,

The Nimean lion’s remains reappeared

on a mountain,

far from its original African lair,

Left on a coathanger Heracles made long ago

of eagle-bones glued well with tar.

 

Heracles had wandered there, it took him centuries to die,

more than he had ever hoped, in the mountainous asylum

 

Because the mountaineers mistook him for a Byzantine hermit,

the Janissaries spared him under the shade of the Lipa tree

Since hermits who dwell amongst the rocks

earned the right to daylit nudity in solitude

 

But when the Janissaries, with scimitar knives out

like urinating pricks, caught Heracles

doing a pagan activity–

Drawing poems like Orenda on the stone,

in the blood of fallen hawks lured

By the grayed Nimean lion’s old garment,

The lie was up. They gave him 1 quarter-solar-year to convert

to Christiani Orthodoxy, to join them

in the battles abroad. »But I’m retired» he said,

instead of »it’s not my cause.»

 

With the looks of a Hellene strongman,

in great shape for his age, nobody

Would have believed retired Heracles a day older than Spartacus,

let alone Christ,

For Whom they requested his participation in the fight against Sultans

The Janissaries left him to contemplate whether he would serve them

on white horses taken from the Huns’ best-bred.

 

In his dying, Heracles’ hung his own ribcage

Upon a lind tree in bloom,

where swallows congress before they dart to Africa

Soon as they feel winter’s hem

begin to break the warm.

 

A rich old cougar lady fond of city night-life and karaoke bars

would kill today just to possess such a crucial garment as that

of the Nimean,

Much to the displeasure of animal rights activists.

Such parade would win the coldest glimmer

in the knowing and silvery eyes of the Nimean lioness,

who everybody save for a few had forgotten.

 

The Nimean lioness

Longs to tell her murdered husband’s story to the court redacter

and to the team of memoir ghost-writers serving an African dictator

Of the country with a name that rhymes with Nimea. The dictator

also wears a lion-hide robe, fond of comparison and compassion.

But just then, as the Lioness finally got to tell her story to an audience,

the sympathetic ear of black stone

fell and broke

At the dawn-crack foghorn of usurpation,

By Neo-Liberal Democracy’s installment, aided by the Central Intelligency Community (formerly CIA, the Agency)

Rushing regime-change and developmental aid

In an African country that was once

as the lion’s Nimea, proud, wearing a name

that echoes Nimea, like the lioness who echoed

Despite that lions’ heads

Have only 1 neckbone under their mane,

preventing them from ever looking back,

Even at a good-looking passing lioness!

 

Heracles had promised the lioness

Her husband’s skin, though butchered by him,

Should never go on Auction on the market for art

like a Van Gogh, poor man who made many

of his necromancer-butchers rich,

(even after what the Dutch did to him, making him sick)

As for mama Hera’s whoredoms,

the auction-masters lack the patience

for soap-operatics, for passions,

like the Olympics, all such

Utter low-brow.

 

by Arturo Desimone, Gorna Lipnitsa Bulgaria, 2018

 

Arturo Desimone 7

 

Artículos Relacionados

5. ¿Cuándo?

oldschoolresidence

Virtual exhibition of The Old School residency – Ritual rEvolution, 2018

oldschoolresidence

Ritual rEvolution

oldschoolresidence

Deja un comentario